Licencia

Toda la información aquí publicada ha sido redactada por Isabel Men. Queda prohibida su distribución y copia sin especificar la fuente, incluidas las fotos.

domingo, 23 de febrero de 2014

Los hongos en cobayas

Cualquiera que haya padecido en sus propias carnes una infección por hongos sabe lo persistente que puede llegar a ser. Requiere un tratamiento continuado y constante: cremas o sprays varias veces al día durante un periodo prolongado de tiempo, que puede llegar a ser de semanas o incluso meses. Si paras demasiado pronto el tratamiento, el peligro de que vuelvan a salir es muy alto. Y si fallas en el tratamiento, es decir, si no es el adecuado el hongo campará a sus anchas, con las molestias que eso conlleva.

hongos en cobayas
El  hongo en su peor momento
Es exactamente igual en el caso de las cobayas y probablemente cualquier animal de compañía. En su caso se complica por que estos animalitos no avisan de que algo va mal, y cuando te quieres dar cuenta la roncha ya tiene una superficie respetable. Además, al tener el pelete largo (incluso las que tienen el pelo corto tienen entre 1 o 2 cm de largo) es más difícil distinguir claramente hasta donde les llega la lesión, pues queda oculta en las partes en las que aún no se les ha caído el pelo. 

hongo en cobayas
Ya vuelve a salir el pelete
Como os comenté en en el post sobre "Enfermedades de los ojos de las cobayas" Mostaza ha tenido (y de hecho aún tiene) una infección de hongos en la zona de la cabeza.  En un principio no se le trató adecuadamente pues no utilizamos ningún antifungico, solo yodo para desinfectar. Esto hizo que la lesión creciera y que además la costra se hiciera bastante gruesa. Al cabo de 7 días empezamos a aplicar el antifúngico y la lesión empezó a estar controlada: la mayor parte de la costra se cayó pero aún continuaba creciendo la zona afectada, aunque a menos velocidad. 

medicinas
Todo esto hace falta para el tratamiento
Finalmente hemos tenido que recurrir a una estrategia global: antifungico oral y tópico además de yodo para desinfectar (por que se rasca y se hace heriditas). Como la piel de la zona se le reseca muchísimo además le pongo un poquito de gel de aloe vera para aliviar el posible escozor.

Idealmente Mostaza habría tenido que pasar en cuarentena la enfermedad. Los hongos en cobayas no son extremadamente contagiosos si se mantiene a los animales en condiciones higienicas, pero aún así estamos corriendo un cierto riesgo. Creedme que lo intentamos (estuvo un par de días aislada), pero Mostaza encontró la forma de volver para estar con Choco y Canela. Y nos dió tanta pena que la dejamos con ellas finalmente. De todas maneras a Choco y Canela las estoy revisando con regularidad por si tengo que empezar a administrarles a ellas también el tratamiento. No parece que vaya a ser necesario, así que creo que por alguna razón Mostaza está inmunodeprimida y por eso ha sido más susceptible a la infección. 

Por si acaso esto pudiera tener algo que ver con deficiencia en vitaminas (C, D o cualquier otra), ahora además les estoy dando vegetales frescos con más frecuencia y cantidad de lo normal. Siempre vale más la pena prevenir que curar. Os mantendré informados sobre el estado de nuestra pequeña "Dos Caras".

Si queréis manteneros informados de las novedades de "Cobayas a lo loco" podéis uniros al grupo de Facebook o seguirnos en Pinterest, Bloglovin o Google+. Lo que mejor os venga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario